Charrería, la esencia de la tierra

,
Charrería, la esencia de la tierra

El que quiera ser buen charro,
poco plato y poco jarro.

Pa jinete joven, caballo viejo
pa jinete viejo, caballo joven.

Me gusta salirle directo al toro, y de ser posible,
agarrarlo por los cuernos.

El pasado mes de diciembre, el Centro Cultural Juan Beckmann Gallardo, abrió sus puertas con la presencia del reconocido tenor Plácido Domingo y Don Juan Beckmann Vidal ante la presencia de invitados entre ellos los mismos tequilenses quienes admiraron el majestuoso edificio proyectado y construido por el Arquitecto Jorge Loyzaga, quien se inspiró en edificios de la época del Siglo XVIII.

Charrería, La esencia de la tierra, es una de las 6 exposiciones que se ubican en tres de las salas del museo, siendo este tema uno de los mas atractivos para el público que nos visita.

Para entender la palabra charro es necesario remontarnos a su procedencia en la región vasca de España, donde significa rudo, tosco, propio de las labores del campo, así como a la llegada del primer caballo a nuestro territorio junto al conquistador Hernán Cortez en 1519 para transformar para siempre el campo mexicano con la aparición del jinete charro mexicano.

La historia de la charrería, la podemos disfrutar a través de videos y maravillosas piezas de arte objeto que nos van narrando en un recorrido por las salas de exposición donde reconocemos y admiramos la muestra a través del grandioso trabajo artesanal de los objetos de arte utilitario como son las sillas charras, sombreros, reata, anqueras, espinilleras, bota de campana, chaparrera, fustes, espuelas, machetes o espadas y frenos. Conoceremos la manera que el Charro “decora” tanto su traje de charro como su silla de montar y los diferentes oficios y artesanos que la intervienen como son el carpintero, el talabartero, el orfebre, el herrero, el trabajo de pita, fabricación de sarapes, sombrereros, sastres, bordadores, zapateros entre otros más.

La charrería ha sido tema de poetas, pintores, músicos, historiadores, escritores, artesanos, todos ellos amantes de nuestras raíces y tradiciones. Importantes pintores de gran reconocimiento como Ernesto Icaza, Manuel Ocaranza, Gustavo Morales, Mateo Saldaña, Atanasio Monroy son artistas que retratan la imagen del charro, el campo y sus costumbres de una manera detallada y espléndida, estos grandes artistas los encontramos en el recorrido por las salas de exposición.

El Charro es considerado un hombre valiente con la obligación de proteger a su tierra y a su gente, su traje es un atuendo elegante que varía según la ocasión como es el de faena, media gala, gala y ceremonia. No puede faltar el traje de china poblana que usaban las mujeres de pueblo, con telas traídas en la Nao de China, la falda era bordada con lentejuelas formando un águila que representa el símbolo nacional, además del atuendo de Adelita que visten las escaramuzas charras y quienes engalanan las charreadas con sus suertes a caballo.

En la Época de Oro del Cine Mexicano, podemos ver al hombre vestido de charro, disfrutar su música de mariachi y a los grandes actores de época como Pedro Infante, Jorge Negrete, Tito Guízar, Pedro Armendáriz entre otros y hermosas mujeres como María Félix y Dolores del Río, siempre en un ambiente de campo en donde sus personajes aparecen debidamente vestidos con su traje charro y sin faltar el sombrero siendo el tema principal, la rivalidad de los hombres por una mujer.

Es de suma importancia la labor de investigadores e historiadores quienes han llevado a cabo excelentes trabajos, siempre en la búsqueda de material o documentos que narran episodios relevantes en la historia de la charrería y culminan en un documento, un libro o un documental, los cuales benefician para la difusión, promoción y estudios sobre el tema.

La Federación Nacional de Charros es fundada el 16 de diciembre de 1933, su principal labor es unir a las demás Asociaciones de Charros, tanto estatales como nacionales, han colaborado en perpetuar esta tradición, gracias a ellos la promueven, la recrean en su vida cotidiana y la transfieren a los descendentes de familia.

En el sector turismo es muy valiosa la imagen de la charrería, ya que en varios eventos a nivel internacional y nacional su presencia es la marca de México, los hemos visto en desfiles olímpicos, ferias internacionales, fiestas tradicionales, así como presentaciones nacionales y en las mismas charreadas a la que asiste el turista extranjero y nacional.

Es importante reconocer La Charrería, como nuestra esencia, apropiarnos de lo nuestro y reconocer nuestras raíces, está vigente, esta viva, es necesario trasmitirla de generación en generación, es una maravillosa cultura reconocida por la UNESCO, como Patrimonio Cultural Inmaterial el 1 de diciembre de 2016, con el nombre oficial de La charrería, tradición ecuestre en México.