Una huella eterna

, ,
Una huella eterna

"Nunca olvides a quien te ayudó, te cuidó y te escuchó cuando más lo necesitabas"

VIVIENDO CON LOS ABUELOS
Una enfermedad que imposibilita a la persona mayor, la viudez o dificultades económicas propias o de sus hijos son actualmente las principales causas que favorecen a que tres generaciones –abuelos–padres–hijos– convivan bajo el mismo techo. Es modelo de estructura
familiar en clara tendencia a la baja, que en ocasiones se convierte en una fuente de conflictos para la familia, ya que limita la independencia e intimidad de las dos generaciones de adultos, pero que también puede enriquecer a todos los miembros del núcleo familiar cuando la decisión es aceptada por la mayoría.

VENTAJAS
La presencia continua del abuelo o abuela en casa también implica una serie de ventajas
para la familia que acoge esta situación. Los abuelos tienen una gran capacidad de adaptarse a las nuevas situaciones, y además su experiencia vital les hace poseedores de un poso de sabiduría que puede ser de gran utilidad para resolver las situaciones que se plantean a diario en una familia y que a los más jóvenes pueden parecer irresolubles. Asimismo, las personas mayores prestan una gran ayuda en casa en los hogares en que ambos padres trabajan con horarios difíciles de ajustar a los ritmos de los más pequeños.

Además, el compartir la vida con sus hijos y nietos le hace sentirse útil de nuevo a la persona mayor. Prestan una apoyo que les sirve también para liberarse de su complejo de culpa, pues aunque la convivencia sea buena y no genere más conflictos de los habituales en una familia, muchos mayores sienten su presencia como una carga para sus hijos y contribuir al cuidado de los nietos, por ejemplo, les hace sentir menos culpables.

Pero quienes más disfrutan de la presencia del abuelo en casa son los niños, «para los más pequeños, los abuelos son insustituibles», señala Teresa Sancho, de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Los abuelos se convertirán en transmisores de experiencias y conocimientos de un tiempo pasado, que al niño casi resulta leyenda. Los pequeños que tienen la fortuna de convivir con sus abuelos apreciarán con el paso de los años la importancia que tiene para su vida la relación que mantuvieron con ellos. Para los abuelos o abuelas supone un modo de disfrutar de los niños, porque al afecto natural que sienten por los hijos de sus hijos se une la posibilidad de tener una relación que no está condicionada por la obligación y la responsabilidad de criarlos.

Son muchas las ventajas que para un niño tiene la convivencia con su abuelo o abuela:

  • Son transmisores de valores: su experiencia vital les hace reconocer los valores más importantes de la vida, por encima de las satisfacciones momentáneas.
  • Sirven de puente intergeneracional: les cuentan cómo eran sus padres de pequeños y a través de estas historias los nietos además de satisfacer su curiosidad comprenden el significado de la vida. También son capaces de limar asperezas entre padres e hijos, convirtiéndose en mediadores entre ambas generaciones.
  • Les acercan al conocimiento de la historia reciente: las anécdotas y relatos de su vida son para los niños una posibilidad de acercarse al pasado y la historia de su país, que aprenden como si se tratara de una aventura.
  • Ayudan a los niños en los deberes escolares: muchos abuelos utilizan su experiencia laboral para aconsejar y ayudar a los más pequeños de la casa. Esto es, además, beneficioso para ellos, que se mantienen activos intelectualmente.

Sin duda los abuelos que conviven con sus nietos, dejan en su alma una huella eterna. Por
todo esto y mucho más, Fundación Beckmann año con año rinde homenaje a nuestros adultos
mayores con la realización del evento los “Años dorados” para reconocer su trabajo, dedicación y años de entrega a su familia y a la comunidad.

15va EDICIÓN AÑOS DORADOS
EL PASADO 3 DE SEPTIEMBRE se llevó a cabo por décima quinta ocasión el Homenaje a los Años Dorados, con la presencia de los señores Beckmann, un reconocimiento a los adultos mayores de Tequila, quienes nos dan ejemplo de vida, nos entregan su sabiduría y todo su conocimiento a las nuevas generaciones; este año reconocimos a tres
personas importantes en la comunidad.

Venancia Herrera de las gorditas de la preparatoria, que inició su negocio en la esquina de la preparatoria, para mantener a su familia y que siempre a pesar de todos los contratiempos siguió trabajando y luchando para sacar adelante a sus hijos, hoy sus hijas continúan con este tradicional negocio. Don Jorge Rivera por ser escritor y poeta, que se ha inspirado en su tierra de Tequila para escribirle poemas. Y al primer empleado de Mundo Cuervo, Gilberto Vargas Mendoza “el Güerito”, por ser un luchador de vida y ser un sobreviviente de la lucha contra el cáncer.

Don Juan y Doña Doris muy emocionados de poder compartir con los adultos mayores el Homenaje Años Dorados, que este año fue inspirado en una verbena mexicana, donde nuestros abuelitos pudieron disfrutar de una fiesta de mucho color y de mucho sabor, fue amenizado por el Coro de la Fundación Beckmann que los hizo emocionarse con canciones como México en la piel; además hubo antojitos: tamales, churros, aguas frescas, elotes, pan dulce.

Y cerramos el evento con un dueto The Crooners que los hizo cantar las canciones del ayer, de Alberto Vázquez, Leo Dan, César Costa y muchas más…

Una muy merecida velada. Recordemos siempre, que ellos dieron la vida porsu familia y sus hijos, recuerda: como te ves ellos se vieron y como se ven ellos un día te verás, demos nuestro respeto, nuestro tiempo y cariño al adulto mayor.