Salud Mental

Salud Mental

“ El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente”.

Wayne Dyer

En nuestro país la salud mental parece haber pasado desapercibida durante muchos años, el cuidado de la salud física ha cobrado primacía en cuanto a la atención clínica se refiere. Todos conocemos a muchas personas que sufren de alguna enfermedad física, sin embargo, conocemos a muy pocas que tienen alguna enfermedad mental y esto se debe a que solo el 10% de esta población le atribuye sus problemáticas al cerebro. No obstante, las consecuencias de sufrir un trastorno psicológico o padecimiento mental traen consigo múltiples consecuencias que al paciente le merman calidad de vida, algunas de estas son: malestar emocional, deterioro físico, relaciones interpersonales caóticas, problemas laborales e incluso le puede llevar hasta la muerte. Según datos de la asociación mexicana de psiquiatría los trastornos psiquiátricos afectan al 30% de la población mexicana, de los cuales solo el 4.5% son quienes acuden a tratamiento medico.

Es posible que los bajos índices de atención clínica en pacientes con problemas de salud mental se deban a la confusión de la terminología, ya que el término salud mental pudiera asociarse únicamente a la ausencia de trastornos mentales, sin embargo, su concepto abarca mucho más que eso, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud corresponde a un “estado completo de bienestar físico, mental y social, más allá de la ausencia de cualquier enfermedad”,  por lo que esta definición, evidencia que la salud mental no solo compete a personas que sufren de algún tipo de trastorno mental, sino que abre la posibilidad a que cualquier persona pueda tener en algún momento, algún tipo de “desequilibrio mental”.

¿Qué factores determinan mi salud mental?

La salud mental de un individuo está determinada por múltiples factores que se asocian a condiciones de tipo biológico (genético y ambiental) y psicosocial (económico, cultural y demográfico) que al interactuar entre ellos afectan de manera diferente a cada persona, razón por la cual es importante entender que la salud mental no solo está vinculada al mundo interno de cada persona, sino que también está unida al contexto en el que el individuo se encuentra.

Actualmente en la consulta de salud mental se ha incrementado de manera acelerada pacientes con depresión y ansiedad, siendo estos dos los trastornos con más incidencia en consulta, por esta razón la OMS estima que para el año 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como lo es México.

¿Cómo tener una buena salud mental?

Si bien hay situaciones de la vida diaria que nos pueden generar estrés de manera natural, también existen factores de protección que nos ayudan a poder afrontar esas situaciones y lograr tener una mejor salud mental, algunos de estos son:

  1. Duerme lo suficiente, según los expertos recomiendan dormir mínimo 8 horas consecutivas, aunque a mayor edad menor horas de sueño, la falta de dormir nos pone en modo irritable.
  2. Haz ejercicio físico mínimo 3 veces por semana, el ejercicio nos ayuda a la segregación de endorfinas y serotonina relacionadas con la sensación de bienestar.
  3. Contacta con el aquí y el ahora, no abuses de los aparatos electrónicos ya que suelen alejarnos de las personas a nuestro alrededor o incluso en veces hasta de nosotros mismos. 
  4. Cuida tu alimentación, el alimento es una unidad de energía.
  5. Fomenta las relaciones que te hagan sentir bien y que te animen a llevar un buen estilo de vida y aléjate de aquellas que te depriman o afecten tu estado de ánimo.
  6. Aprende a reconocer tus propias emociones y tu estrés, expresa lo que sientes a los demás de manera asertiva.
  7. Disfruta de la naturaleza, se agradecido de tener la oportunidad.
  8. Adopta una actitud positiva, centrada en el presente, basada en la aceptación uno mismo.
  9. Practica el autocontrol y la solución racional de problemas, uno a la vez.
  10. Permítete consentirte, dedica un tiempo para ti, un baño de espuma, escuchar música relajante, ver una película. La relajación disminuye los efectos dañinos del estrés, reduce la tensión muscular, mejora síntomas psicosomáticos y proporciona bienestar.
  11. Ten una lista de objetivos a corto-medio y largo plazo. Esto te permitirá tener metas, estructura y sentido a la vida.
  12. Busca ayuda cuando la necesites. No es un signo de debilidad pedir ayuda sino de fortaleza. Nadie es perfecto, nadie va a poder encargarse siempre de todo solo.

Es importate recordar que los trastornos mentales son problemas que deben de ser tratados por profesionales expertos en el tema. Fundación Beckmann a través de sus programas contribuye al fortalezimiento y tratamiento de la salud mental, un ejemplo es el programa educación preventiva, donde psicologos especialistas en adolescentes insertos en las secundarias de Tequila, Jalisco, asesoran e imparten temas de prevención y atención para aquellos alumnos que estan en situaciones vulnerables, habría que decir también que el trabajo de detección se realiza de maner conjunta con profesores, padres de familia y directivos, lo que nos ayuda a ampliar el abanico de posibilidades de poder ayudar a quienes necesiten.