Reforestar para respirar

Reforestar para respirar

“No queremos medio ambiente, lo queremos entero”

Anónimo
Dejemos una huella verde

La Madre Tierra claramente nos pide que actuemos. La naturaleza sufre. Ahora nos enfrentamos a Covid-19, una pandemia sanitaria con una fuerte relación con la salud de nuestros ecosistemas.

Los expertos temen que por esta crisis mundial derivada del coronavirus se pierda un tiempo crítico para revertir las tendencias alarmantes en la pérdida de biodiversidad y el cambio climático.

En el artículo: Coronavirus: verdades y realidad ambientales del COVID-19 por Mongabay Latam el 23 marzo 2020: el doctor Gerardo Suzán Azpiri a Thelma Gómez Durán explica, “Estamos viendo que las dinámicas de muchos patógenos están cada vez más relacionadas con los cambios drásticos que estamos haciendo al ambiente”.

El Covid-19 representa un peligro para la humanidad y el planeta. Las medidas que se tomaron temporalmente para enfrentar esta pandemia no parecen una respuesta duradera al desafío del cambio climático

Sin embargo, a pesar de las noticias alarmantes y tristes que han sucedido durante estos días, la crisis sanitaria por el COVID-19 podría ser una oportunidad para que las personas tomemos conciencia de los impactos que puede tener el cambio climático.

Es por ello, que, para Fundación Beckmann, es importante que dejemos una huella verde, que nos permita ayudar a mejorar nuestra calidad de vida y regresarle a la madre naturaleza algo de lo mucho que ella nos ha dado.

Desde el 2017 Fundación Beckmann tomó la iniciativa de crear conciencia en el cuidado del medio ambiente. Durante este año 2020 y a pesar de la contingencia, se realizó la reforestación desde casa, durante el 23 y 24 de junio se llevó a cabo la adopción de un árbol.

En ella participaron las familias Tequilenses, y gracias a las voluntades, sensibilización e involucración de la comunidad se logró la adopción de 331 árboles nativos y endémicos de la región de Tequila Jalisco; que ayudará a la conservación del medio ambiente y su biodiversidad.

Además, se llevó a cabo una charla en línea sobre la importancia de reforestar, dicha charla fue impartida por el Biólogo. Juan Carlos Carranza, miembro del Vivero Atizcoa y responsable de la donación de los árboles adoptados. La charla tuvo un alcance de 2741 personas y un total de 542 interacciones.

En Fundación Beckmann, creemos que se puede mejorar la calidad de vida, si todos, dejamos una huella verde. Agradecemos a todos los voluntarios y al Vivero Atizcoa por todo el apoyo.